viernes, 23 de junio de 2017

GREGORIO SÁNCHEZ

GREGORIO SÁNCHEZ


Por Paco Gallardo


"Vengo  dispuesto a barrer toda la bisutería que empobrece la fiesta"

Ha muerto el matador de toros Gregorio Sánchez a los 86 años.  Ocupó la élite del escalafón en época convulsa.  Su alternativa fue en 1956, se cerraba una época del toreo y se abría otro ciclo, el que comandará el inmenso Ordóñez, y tras él una pléyade de artistas que darán al toreo un nivel en calidad y emoción que muy pocos podrán seguir en unos carteles muy competitivos.


En la Maestranza toma la alternativa este castellano de manos de Antonio Bienvenida con el mexicano Joselito Huertas, que también gozaba de gran cartel, es cogido por su primero de Buendía al que no pudo matar por cogida grave. Año que comanda el escalafón un pletórico Cesar Girón. La próxima temporada será él quien ocupará ese lugar.   


En nuestra Malagueta el torero de Santa Olalla gozó de muy buen cartel como también en América, donde no le faltarán polémicas y triunfos.

Torero muy completo,  muy seguro ante el toro y con la capa se sentía superior, lo vemos poderoso y asentado a la verónica buscando el ajuste, corría la temporada del 61, la Malagueta con los codiciados AP (los de Antonio Pérez) en la alternativa del malagueño Manuel Murcia "Manolé" con Aparicio de testigo.

Aquí también le vemos en la temporada del 57 en nuestra Málaga casi sin muleta, muy  pequeña, y casi destrozada, ya vendrán los tiempos en que todo crecerá, engaños y carnes.

Asiduo a la Costa del Sol, lo vemos junto a Juanita Reina y Juan de Málaga, el que fue padre del popular Pacurrón, ambos críticos de una época del toreo que se nos atoja lejana y no solo por el tiempo.
Fue presidente del Montepío de Toreros para quien se encerró en benéfica en solitario en Las Ventas en 1960 cortando 7 orejas, fue una más de sus 9 salidas a hombros en Madrid, quizás la más importante por como decide cortarse la coleta fue la encerrona de
1973 con la que nos dice adiós.

En la foto vemos entre su cuadrilla al célebre torero de Plata Michelín, otro que también nos visitaba con frecuencia y que anduvo antes con Manolo González y posteriormente con Paco Camino, grande entre los grandes.



Pero el torero no se aparta del mundo del toro donde ha sido gente. Dirige la Escuela Taurina de Madrid donde deposita su experiencia y su saber torero. Sus frutos fueron importantísimos para la Tauromaquia en la que sin duda siempre estará vivo este Castellano de pura cepa.

Descanse en Paz Torero.